Estos son los nuevos lentes de sol que toda fashionista debe tener.

Thierry Lasry, el francés creador de lentes que está llamando la atención de las celebridades más cool del momento llegó a Gran Vía con toda la intención de no volver a tocar un par de gafas aburridas.

En pleno Soho, el showroom de Thierry Lasry está hecho a la imagen de sus creaciones; sillas estilo Luis XV, una imponente biblioteca colmada de libros y revistas de moda, decorado con figurines de 1980, más adelante un panel con los números del creador y sus modelos y un inmenso sofá color antracita, instantáneamente pones a volar tu imaginación de qué íconos pudieron haberse sentado en el. Probablemente, Jennifer Lawrence, o tal vez Kate Moss… ¿podría también ser que Gwyneth Paltrow o Rihanna?

Popular en Hollywood como en la mayor parte de las editoriales de moda en el planeta, el francés gestiona por más de hace una década su marca homónima de lentes de sol de lujo, era casi inevitable.

Hijo de un padre optometrista y madre diseñadora, Thierry lleva en el negocio de los lentes desde el año 2000. “Comencé con lentes de aumento y progresivamente me fui dando cuenta de que lo mío era la moda, bueno, mejor dicho, las gafas de sol” confiesa el diseñador. “En estos tiempos el mercado está dominado por las licencias, las grandes marcas no graban su logo sobre la montura.” La propuesta de Lasry se aleja de las normas que rigen el mercado. Lanza su empresa homónima en 2006. “La mejor solución para contar una historia es que la marca sea muy personal, que lleve mi nombre”.

“En lugar de sondear a los optometristas, más bien ataqué la moda”. Suficientemente rápido, la estilista de moda de Vogue UK solicitó un shooting en pleno Fashion Week de febrero, tuvo tres páginas en la revista. “Es verdaderamente el comienzo de mi visibilidad” dice el diseñador. Sus creaciones se encuentran en tiendas como Le Printemps en París o Galeries Lafayette y son muy solicitadas por las estilistas de moda.

El primer “golpe de suerte” sucedió en L.A. “Estaba trabajando con una boutique que se llamaba Confederacy y para esa tienda, la Kim Kardashian de la época era Nicole Richie; descubre las gafas y de manera espontánea decide usar mis modelos TODOS los días durante un año. Nunca pasaron de moda, ni siquiera hasta el día de hoy”.

Emergen también colaboraciones con Acne Studios y Colette. “Es verdaderamente el debut de un sueño americano para una pequeña marca que nació en París”.

En septiembre de 2010, recibió una llamada: La asistente de Madonna. La cantante quería que le mandaran algunos modelos. En dos días, 3,000 fotos de la cantante popularizaron las gafas dentro de la escena. “El modelo que ella usó se convirtió en el icono de la colección y, por consecuente, ese par de lentes se convirtió en nuestro signature”.

Como efecto de bola de nieve, numerosas estrellas compraron las creaciones del francés, que en paralelo se iba estableciendo progresivamente en las boutiques más destacadas del mundo, incluyendo la nuestra, Gran Vía.


Fabricados en varios talleres de Francia, las gafas de Thierry son principalmente de acetatos Mazzucchielli y ensamblados a mano. En cuanto a sus diseños y sus inspiraciones, el diseñador es bastante claro: “Yo crecí hasta 1980 y, de ahí en adelante, me quedé como un niño grande”.

Muy gráficos, sus modelos se inspiran en el universo de Lego o también en motivos de confeti o canicas. Es como un tipo de “vintage futurista”. Con el lema “back to the future” el diseñador busca crear nuevas formas cuyas líneas finas transmiten una onda contemporánea.

De venta exclusiva en boutiques Gran Vía

Pero el éxito también ha traído algunos inconvenientes. En 2012 el cantante coreano PSY, escogió llevar los modelos del francés para el hito “Gangnam style”, así que surgió una ola copias y falsificaciones por todo Asia. "Pero es parte del juego también” dice el creador, “el objetivo es más bien llevar ventaja sobre aquellos que nos copian o se inspiran de nosotros. Así es la moda”.


Encuéntralos en nuestras boutiques de Guadalajara, Ciudad de México y Quintana Roo.