Aceptemos la realidad, a todas nos cuesta deshacernos de nuestras cosas, en especial cuando les agregamos un valor sentimental. Al tener demasiadas cosas, se genera descontrol si no tenemos la organización correcta, por ese motivo, te enseñamos algunos trucos para mantener tu armario en óptimas condiciones.

1. ¡Todo para fuera!

Primero lo primero, es momento de sacar todo de tu armario para comenzar a clasificar, agrupar y tal vez, despedirse de algunas prendas. Las clasificaciones pueden incluir: faldas, vestidos –casuales, formales–, pantalones, blusas, ropa interior, etc.


2. Ordena la ropa de temporada y dale un espacio por separado.

Algo muy importante cuando haces una limpieza de armario es separar las prendas que sólo utilizas por un periodo determinado, vamos, no tendremos un abrigo de cashmere a lado de prendas básicas o un vestido para el trabajo. Separa lo de invierno, lo que usas en la playa y lo de todo el año.


3. Desecha lo que ya no usas.

En este paso lo primordial es una cosa: HONESTIDAD. Piensa si realmente necesitas esa blusa que usabas en la universidad, o esos zapatos que te llevaron a los mejores lugares, pero ahora se te hacen muy incómodos. Deja ir lo que ya no te sirve, míralo como una renovación de energías, abres un espacio para que llegue algo nuevo.


4. Guarda por categorías.

Puedes comenzar de derecha a izquierda con vestidos largos a blusas cortas, separa la ropa de colgar de la ropa de doblar. Clasifica por colores, por tipo de prenda, por conjunto, por actividades, etc.


5. Zapatos clasificados por colores y/o estilos.

Nuestra etapa favorita, y no solo por hablar de nuestro placer culposo. Los zapatos representan una gran inversión y merecen estar en un espacio libre de polvo y humedad para conservarse perfectos. Si tienes pocos; en repisas te puedes apoyar, si tienes muchos auxiliate de diferentes muebles para guardarlos: gabinetes, estantes, cajas de plastico o tela, estantes con cabezales o las propias cajas de los zapatos.


6. Un lugar especial para los complementos.

  • Sombreros: El sombrero es mejor protegerlo en una caja para evitar que se estropee con el polvo. Guárdalos bocabajo. De esta manera, el todo el peso lo soporta la copa y no el ala, así el ala no se deformara. También puedes colocarlos en percheros si exceden la cantidad respecto al espacio.
  • Bolsas:  Si vas a guardar un bolso por mucho tiempo, rellénalo. Puedes hacerlo con prendas que casi no uses y no te importe que se arruguen o papel cebolla. Cubre del polvo con bolsas protectoras las que más atesoras. Agrúpalas por tamaños y ocasión.
  • Lentes: Lo ideal sería tener un espacio con compartimentos dedicados solo a tus lentes. Aquí puedes separar por diseños; desde las formas más clásicas, a los más originales.

7. Vuelve de tu armario un espacio sensorial.

Agrega luz fría para ubicar mejor tus cosas, neutraliza los olores con una fragancia suave, mantén todo en orden para mejorar el proceso de vestimenta.


Sigue estos consejos y jamás volverás a decir: “NO TENGO QUE PONERME”.


Related Products

Casadei

Comprar

Casadei

Comprar

Casadei

Comprar