El secreto de Magnanni: Los zapatos que todo hombre debe tener

Para lucir siempre impecable, una de las marcas más aclamadas sin duda es la prestigiosa y artesanal firma española Magnanni. Su historia y trayectoria han marcado el diseño de calzado con acabados de alto nivel, pieles de la mejor calidad pintadas a mano y detalles que logran cautivar al hombre contemporáneo y actual.

"Conectarse emocionalmente con el cliente es una parte necesaria del diseño más exitoso" - Luis Blanco, diseñador

El lugar donde todo se hace posible

La Mancha permanece, en gran parte, al margen del mundo moderno. El tiempo pasa un poco más lento, el aprecio por la familia es primordial y los oficios se transmiten de generación en generación. Esta región árida pero fértil es famosa por la comida y el vino producido, agricultores y artesanos refinan meticulosamente cada detalle de su trabajo; se hace de la manera difícil, pero de la forma correcta. El calzado no es una excepción, la marca se distingue por defender las antiguas tradiciones familiares iniciadas hace tres generaciones, muchas manos expertas tocan cada par que pasa por la fábrica para garantizar la calidad.

Materiales

Cuando se trata de material en Magnanni, solo utilizan pieles de la más alta calidad. Sus expertos internos viajan regularmente a las curtidurías en Italia, Francia y España para elegir a mano cada lote de piel requerido para elaborar los zapatos. Desde lujosa piel de becerro hasta exóticos lagartos, cocodrilos y caimanes, cada pieza es inspeccionada escrupulosamente y cortada por maestros zapateros.

Pintados a mano
Los artesanos de Magnanni fueron de los primeros en tomar zapatos de piel natural y teñirlos a mano para lograr lo que ahora se conoce como pátina. El diseñador principal ha recorrido el camino en el diseño original, pintado a mano durante casi 15 años. Cada par de zapatos bellamente veteados pasa por varios pasos de tratamiento de color, lo que da como resultado un acabado que nunca se duplica.

Detalles artesanales
La suela Opanka cosida a mano se ha convertido en un sello reconocido de calidad y artesanía para Magnanni. Se requieren años de aprendizaje para que un artífice obtenga el título de artesano que le permite trabajar en estos zapatos meticulosamente elaborados. El delicado arte consiste en coser una extensión de la suela a la parte superior para crear una apariencia que rara vez se ve en el calzado masculino.

¿Cómo inicia el imperio Magnanni?

"La búsqueda de nuestra familia de lo simple, lo clásico, el diseño y la atención a los detalles, hace de Magnanni un líder en la industria"

La compañía oficialmente comenzó en 1954, con solo cinco empleados en una fábrica ubicada en Almansa España, en el sótano de una casa. En 1956, Sebastián Blanco se asoció con Antonio Garcia Pastor, cuando los productos de la compañía fueron registrados bajo una nueva marca, Blangar. En 1989, la tercera generación de la familia Blanco comenzó a ocupar su lugar al frente de la empresa. Miguel fue el primer miembro de esta generación en unirse a la empresa familiar y pronto le siguieron Sebastián, Pascual, Luis, Rocío y Julio.

"Somos zapateros, como lo fue nuestro padre, y su padre antes que él. Está en nuestra sangre, lo hemos sabido toda nuestra vida. Todavía recuerdo cuando mi padre nos llevó por primera vez a visitar la fábrica: el sonido de las máquinas de coser girando, y los golpes de martillos llenaban el aire mientras los hombres y mujeres empaquetaban cuidadosamente los zapatos pulidos en sus nuevas cajas verdes."

Pascual aprendió desde pequeño el oficio de la zapatería, es un trabajo exigente no apto para impacientes. Él prosperó por su naturaleza precisa y la satisfacción de convertir un boceto en el par de zapatos favoritos de un caballero. El impulso de Pascual por la perfección lo motivó a convertirse en jefe de diseño antes de cumplir los 20 años, bajo su liderazgo y alimentado con una pasión por crear una línea más elegante y lujosa que nunca, Pascual cambió el nombre de la compañía con un nuevo nombre, Magnanni.


Related Products